Destacado

sede

 

banner acceso

 

Buscar en la web

Ruta d'aljubs i sies

 

Mapa de la ruta

 

- Aljibes
Los árabes a su paso por la península nos dejaron parte de su ciencia convertida, muchas veces, en obras de ingeniería para el aprovechamiento del agua. Albelda es testimonio de ello con los más de 20 aljibes que se cuentan en su término municipal. 

Aljibe, del àrabe al-yubb (el pozo), y su denominación catalana aljub /alĉup/ , según la lengua de lasAljubgentes de la Franja Oriental de Aragón, designa a una serie de construcciones excavadas en las rocas que servían como depósitos para recoger el agua de la lluvia. Las afloraciones de roca arenisca, muy abundantes en la zona y fáciles de picar debido a su porosidad, constituyen la materia sobre la que se excavan estos depósitos, con estructura de prisma más o menos rectangular que presentan irregularidades de forma y tamaño. 

Es sorprendente observar cómo los aljibes se sitúan en la parte más baja del anticlinal, de manera que, unas redes de canalillos que se adaptan a la sinuosa forma de las rocas vierten en los aljibes el agua de la lluvia caída sobre la superficie rocosa. 

Este líquido almacenado en los aljibes constituía la base de la subsistencia en una zona donde la falta de agua era un grave problema. El aprovisionamiento de agua fue fundamental para la vida de los albeldenses durante siglos, siendo diferentes los usos que se le asignaban a cada aljibe ya fuese para consumo humano, lavadero, abrevadero, etc.

 

- Sies
La veta de roca arenisca que atraviesa la comarca de La Litera sirve también como base para la construcción de otro elemento fundamental para la subsistencia de la población de tiempos pretéritos, los silos o sies según la denominación local. Se trata de otros receptáculos, pero esta vez para el grano que producían las cosechas de cereales y que debía almacenarse en un lugar seco y seguro ya que su contenido serviría de alimento para todo el año. 

Los silos, se encuentran cerca del núcleo urbano, en pequeñas superficies de roca arenisca que, al siacontrario de los aljibes están concebidas para repeler el agua y mantener seco el grano que almacenan. Desde la superficie, vemos solamente un agujero redondo, de un diámetro de 70-80 cm. aproximadamente, con un asiento a su alrededor con el fin de colocar una tapadera de piedra o madera y recubrirla de arcilla, quedando así sellada y totalmente impermeabilizada. El citado agujero es sólo la boca de la botella, que se agranda en forma cilíndrica u ovoide hasta una profundidad de 3 ó 4 metros y un diámetro ecuatorial de 2 ó 3. 

Les sies se encuentran aisladas, o bien en conjuntos llamados Siars. Albelda cuenta con uno de los conjuntos de sies más interesantes de Aragón debido a su cantidad y función en el Siar de l’Onzeno, en el que se disponen unos 20 silos, salvando las irregularidades de la roca, que encajan en su interior como un verdadero rompecabezas. 

Con la llegada del agua a través del Canal de Aragón y Cataluña en 1910, los aljubs cayeron en desuso, pero tampoco les sies sobrevivieron al paso de los tiempos. Como consecuencia de ello, se produce un total abandono y degradación de aljubs y sies y de su entorno, que recientemente fueron rescatados del olvido y recuperados de su situación de abandono, gracias a la labor de un grupo de jóvenes pertenecientes a la ya extinguida asociación Al-yubb que se sensibilizó ante su estado y advitió en estos elementos un potencial importante desde el punto de vista turístico y de patrimonio cultural y natural. Campos de trabajo, ayudas de las diferentes administraciones locales, provinciales y regionales y muchas horas de esfuerzo fueron necesarios para llevar adelante el proyecto que culminaría con la actual Ruta d’aljubs i sies.

               


 
@AytoAlbelda
Agenda
Junio 2020
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5
Próximos eventos
Sin eventos
Callejero